La rinoplastia en Sevilla

rinoplastia en Sevilla

¿Pensando en someterte a una rinoplastia en Sevilla? Especialistas como Clínica Ixora trabajan día a día para conseguir los mejores resultados de la cirugía estética. Esta cirugía es de las más demandadas en nuestro país. Gracias a ella se modifica la forma de la nariz, aumentando o disminuyendo su tamaño y cambiando la forma de la punta o del dorso. Puede llegar a corregir todo tipo de problemas congénitos, lesiones causadas por traumatismo o algunos problemas respiratorios.

Objetivos de la rinoplastia

Trata de devolver la armonía facial al paciente adaptando su nariz a la estructura ósea facial. Debemos de tener en cuenta que la estructura anatómica de la nariz es bastante compleja dado que incluye una cavidad profunda y amplia como la boca y las interconexiones con otros aparatos y sistemas. Compuesta por un esqueleto óseo y otro cartilaginoso, debemos de confiar en los mejores profesionales a la hora de realizar una rinoplastia en Sevilla.

Los conceptos de la armonía facial ayudan a identificar fácilmente las características y dimensiones de una nariz estética y armonizada para cada tipo de rostro. En estos casos debemos de tener en cuenta tres vistas:

  • Vista de frente. Para valorar que existan desviaciones del tabique.
  • Vista de perfil. Permite hacer una valoración en cuanto a la forma, tamaño, rotación y proyección de la punta nasal. El tamaño debe de ser igual a la longitud que tiene la oreja.
  • Vista basal. Evalúa la forma de la punta nasal y la simetría de los orificios nasales. La proyección de las líneas de la basa nasal debe de formar un triángulo equilátero.

A la hora de someternos a una rinoplastia debemos de conocer sus diferentes tipologías:

  • Rinoplastia cerrada. Técnica más utilizada por los cirujanos plásticos debido a que no deja cicatriz visible. Se accede a la zona desde los orificios nasales.
  • Rinoplastia abierta. Mucho más compleja debido a que debe de realizarse la incisión en la zona media de la nariz para que los huesos y los cartílagos sean más accesibles.

Este procedimiento puede realizarse con anestesia general o local, dependerá del alcance del mismo y la colaboración del paciente. Se puede realizar tanto en consulta como en quirófano. Si es un procedimiento importante necesitará pasar una noche en hospitalización.

El postoperatorio es de unos 7 a 10 días, pudiendo llegar a notar hinchazón en la nariz y la cara. También puede aparecer dolor de cabeza. El paciente podrá llevar a cabo una vida normal siguiendo las indicaciones del profesional.

Esta intervención permite no solo mejorar el aspecto estético sino también la calidad de vida del paciente. Confía en profesionales para su realización y comienza a disfrutar de esta parte de tu rostro.